Subiendo las escaleras del metro

Estoy subiendo las escaleras del metro. Llueve fuera, o no. Sólo tengo que observar la gente que va bajando, sin paraguas, para pensar que no llueve, y así no abrir el paraguas. Que gran ahorro. Delante de mí una señora, seguramente absorta en sus cosas, a saber, como para prestar atención a los viandantes bajando las escaleras sin protección contra la lluvia. Automáticamente abre su paraguas, sin mirar, sin ver, sin atender los indicios que desde el exterior, a ella, le llegan para, tan solo unos segundos después, apartar el paraguas que la cubría, mirar al cielo, y tras comprobar que no caen gotas de agua, cerrar su protección.
¿Estamos realmente atentos a lo que nos rodea? Esa señora sólo se hubiese ahorrado abrir el paraguas, pero seguramente hay mil ejemplos de cosas mucho mas importantes que nos ahorraríamos si prestásemos un poco de atención a nuestro entorno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s