Feminismo y acción. Pero ¿hacia dónde?

Yo que huyo de cualquier -ismo, también del feminismo, me dirigía ayer a las jornadas vespertinas de las VIII Jornadas Internacionales de Filosofía Política del Seminario de Filosofía Política de la Universidad de Barcelona, con el título general Figuras de la Dominación, y concretamente a la de “La Mujer como clase social y económica. Opresión y explotación en el modo de producción doméstico” que daba Lidia Facón O’neil (Club Vindicación Feminista). Aquí podeis ver el programa de las jornadas, y aquí el sitio web de la ponente.

Antes de salir un mensaje de mí mujer (espero que nadie caiga en la tentación de preguntarme que por que uso mí mujer, no sabré que responder). ¿ya estás seguro de ir? A ver si te van a convencer, me dice. Y es que con esta pregunta ustedes creerán que uno es de la otra parte del -ismo que defendía la ponencia, del machismo, pero nada más lejos de la realidad, no entiendo, ni uno, ni otro. Por eso la pregunta de mí querida esposa ( que esto de esposa seguro que suena aún peor en esos círculos).

Antes de salir reviso la web de la ponente, su bibliografía (muy extensa que envidia) y su biografía, con estudios de Arte dramático, Derecho, Periodismo y Doctorado en Filosofía (también que envidia). Bueno pues seguro que esta buena señora tendrá algo que enseñarme. Así que me dirijo a escucharla, abierto de miras, como no puede ser de otra forma.

De camino me pregunto cómo puede sorprenderme, si es posible, o si estaré suficientemente predispuesto a dejarme, por decir, informar. Siguiendo con aquello aprendido en filosofía de la ciencia, con que haya un contraejemplo a todo lo que la ponente diga, pues ya no tendrá validez su teoría. Así pues iba con la idea de que yo, por ejemplo, sería un contraejemplo. Sin pensar que podía pasar al contrario, que fuese ella la que me propusiera un contraejemplo a mí, y que rompiera mí teoría de que no existe tal machismo de modo generalizado como lo defienden las feministas más radicales, como es el caso.

Poco seguro de quererme dejar convencer empiezo a escuchar con atención el discurso, aprendido y puesto en escena como buena teatrera, hasta que algo me llama la atención. Y es ella la primera que me pone el contraejemplo, y dice algo así como: en este año ha habido más de 60 muertes por violencia de género, y ninguna de terrorismo. Si hubiese habido alguna de terrorismo lo hubiésemos escuchado en todos los partidos políticos durante la campaña, de las muertes por violencia de género no hemos escuchado nada. Ciertamente esto promete, pienso, pero ha sido sólo un espejismo, lejos del interés que ha tenido el comentario (que lo tiene), empieza a vomitar lindeces difíciles de asimilar por este, por muy abierto que estuviera, y ya me cierro. No deja de hablar de un uso económico de la mujer, especialmente en lo que al nacimiento de niños. Hasta que no dejemos de ser vistas como engendradoras de bebes no habremos logrado nada, defiende el útero externo para la liberación femenina. Sólo nos ven como fábricas de hacer niños. Y con ese tipo de generalidades uno se hunde en su asiento, piensa que está haciendo allí cuando podría estar con su mujer y sus dos hijas (paradójico), y mira a su compañera (también fémina) para ver si encuentra apoyo (esta asiente, demasiado radical hasta para una mujer).

Como colofón deja una como esta, y ahora sí que cito textualmente “ los hombres se vuelven muy feministas cuando les gritas”, arrancando una desgarradora sonrisa y alegría en los asistentes (masculinos en su mayoría para más señas), que divertida es esta señora. Y es que uno tiene que ser consecuente, cuando se defiende a un ser humano de cualquier tipo de violencia, sea hombre o mujer, uno no puede atacar al resto, pierde toda su fuerza. Y usted, Sra. Falcón, a mí entender, la perdió en esta, una de sus últimas frases.

Paradójicamente hoy es el Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres. Las Naciones Unidas hacen un llamamiento de participación a toda la sociedad para poner fin a la violencia de género. Adjunto el vídeo, seguramente la Sra. Falcón no lo vio. Claro fue ayer, ayer el discurso era otro. La violencia contra los hombres sí que valía, sólo hablaba de la violencia contra las mujeres.

Anuncios

4 thoughts on “Feminismo y acción. Pero ¿hacia dónde?

  1. Absolutamente en desacuerdo (también estuve aallí, claro). Bueno, absolutamente no, pero bastante en desacuerdo con tu escrito. En cuanto disponga de tiempo elaboro una respuesta como dios manda. Un abrazo.

    • Hola campeón, ya tengo mi respuesta. Como es un poco larga he creado un post en un viejo blog que tenía completamente abandonado. Ahí va el enlace:

      http://further.blogspot.com/2011/11/lidia-falcon-en-la-facultad-de.html

      Digamos, por resumir, que aun estando de acuerdo en que Lidia Falcón pueda tener alguna salida de tono, considero que eso no puede ocultar su mensaje. Es más, salidas de tono como la de los gritos, que apareció en el turno de réplicas y en un ambiente más distendido que el de la propia ponencia, hay que tomarlas como bromas o incluso exageraciones, sin ir más lejos. Digamos que el desacuerdo con tu escrito estriba más en la falta de crédito que concedes a Lidia Falcón por sus “excesos”, lo que te habría llevado a minimizar todo lo que llegó a decir, que no fue moco de pavo, y no tanto por lo que dices realmente ni por las preguntas que te planteas, que me parecen incluso necesarias.

      Así, respondiendo al título del escrito, ese “hacia dónde”, diría que, como mínimo, a una mayor concienciación, a la concienciación a secas incluso, porque a veces nos pensamos que ya somos un país moderno y avanzado en el que el machismo es residual y obviamos crudas realidades cotidianas, además de ignorar que estamos, que la mujer está padeciendo serios retrocesos.

      Un abrazo y nos vemos en clase.

      • Muchas gracias por el comentario.

        No estamos tan en desacuerdo. Conforme estoy con toda la explicación que dio, incluso con la concienciación que introduces, aún a secas, como respuesta a la pregunta de mí título. Pero para nada puedo admitir esa salida de tono, ni en un ambiente distendido ni en el turno de réplica. ¿qué pasa si lo hago yo con una mujer? Siempre volveré a esa pregunta, no hay duda. Y más en una ponencia donde tanto oímos del castigo que se le inflige a la mujer.
        Realmente la conferencia fue muy interesante, de eso no hay duda.

        Marc, retoma y actualiza el blog YA!! No tiene desperdicio. Y no es una orden, es una sugerencia. 😉

        Nos vemos. Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s